27 de marzo de 2012

De Adicto a Guerrero


A mi no me obligaba un tirador,ni un dueño de punto; tal vez fueron las malas influencias que nadie me obligó a conocer. Cuando las malas influencias se fueron, me quede solo, abandonado sin madre, sin hermanos, sin mujer, sin amigos y con vicio de nueve años (gastaba de $300.00 a 500.00 diarios)

Estuve en cuatro diferentes cárceles; la última en las Malvinas en el F_Rojo (máxima seguridad). Estaba en una celda encerrado 24 horas para pacientes con problemas mentales, a pesar de que yo no era paciente mental. Antes de instalarme a dicha institución, me llevaron por 5 semanas al hospital del presidio el Oso Blanco en Río Piedras, Puerto Rico.

El doctor en el área de admisiones entendió que mi condición física estaba muy deteriorada, ya que llegue con 118 libras de peso(Mi peso normal era de 165 libras). Mi clavícul
a izquierda estaba rota, tenía infección en el hueso, con una hinchazòn en el pecho que sobresalía de 1 a 2 pulgadas. Tenía los tendones del brazo izquierdo rotos en cuatro partes, sin movimientos debido a una golpiza provocada por un grupo de policías corruptos que querían dinero y joyas. Cuatro años mas tarde a estos policías el el FBI los arrestó. Después de cumplir mi condena, salí el mes de Septiembre del año 1997. Otra vez el diablo me estaba esperando afuera.

Volví a las drogas nuevamente, pero esta vez el mal arropo mi familia y a mi
hermano menor de 19 años, el cual cayó en las garras de la heroína. Un día llegué a casa, y mi madre me pregunto si había visto a Edgar, y le conteste que no; pero le dije que no se preocupara, ya el sabía defenderse. Al pasar de tres días y ver que no regresaba, algo dentro de mi me hizo sentir que ya no estaba con nosotros. Eso mismo sintió mi madre y me pidió que lo buscara.

Ese Viernes por la noche, mi hermano Peter llego a la casa y nos dijo: "Mañana vamos temprano al cementerio Municipal. Que me dijeron que allí en el punto (Barrio los Chinos) en Ponce, le enterraron alguien y lo tiraron al cementerio." Al otro día temprano, mis hermanos, Peter, Phillip, sus esposas, suegras, cuñados y yo, fuimos a buscarlo al cementerio. La suegra de Peter se nos acercó y nos dijo:" Vengan que en aquella área ay un mal olor que se sale de la tumba, y alrededor ay salpicadas de sangre y mal olor. Empujamos la tapa entre cuatro personas, y allí estaba mi hermano, inreconocible; le echado cal y cemento, pero no le cubrieron completamente , y se veía con las manos en su frente como queriendo salir.


Estaba tan golpeado, que me imagino que no tenía fuerzas para empujar la tapa de la tumba. ¡Si a mi hermano lo enterraron vivo! Así con ese titular, salió en el periódico El Vocero, en primera plana, y en todas las noticias "Ocurrió Así"

Por causa de todo lo que pasó me sentí tan destruido, que esa misma noche sin conocer a Dios le pedí que me guiara. Hablé con mi madre para que me mandara Orlando, Florida, a casa de mi hermano Willie. Llegué al otro día, estuve rompiendo frío por dos semanas. Empecé a trabajar y conocí a la que hoy es mi esposa Noribel y a la que Dios usa como instrumento para encaminarme, y llegar a ustedes a poder decirles que si se puede llegar al amor y al lugar correcto cuando uno se deja que Di
os sea nuestro guía. Dios me salvó con un propósito; el de llevar mi testimonio y mi música a todos los necesitados, desamparados, drogadictos,atados, abandonados, confinados, ya todos los que se encuentran en un mal camino....




Dios te Bendiga.
Tu hermano en Cristo
Hno. Johnny Príncipe


Para Testimonios y Ministración Músical:
Johnny Príncipe: 407.760.8346 Noribel Principe: 407.719.2198
manoscalientesjp@hotmail.com mamuchka32@hotmail.com
www.facebook.com/johnnyprincipe

0 comentarios: